Equipación para realizar una ruta de senderismo

Calzado

El calzado es seguramente el elemento más importante de nuestra indumentaria. Una elección inadecuada puede hacer que nuestra excursión sea un verdadero calvario. Dependiendo del tipo de ruta, el tipo de calzado deberá ser también diferente.
Las excursiones por caminos en llano pueden hacerse con zapatillas, aunque es conveniente que estas cumplan con ciertas características; protección en la puntera, los laterales y el talón; suelas gruesas, semirrígidas, y con tacos; material resistente, traspirable, y a ser posible impermeable.
Para la montaña, donde la exigencia física es mayor, deberemos de equiparnos con un calzado más especializado, desde unas botas de caña media que sujeten bien el pie y garanticen una buena pisada en distintas circunstancias, hasta botas completamente rígidas siendo estas las más indicadas para la alta montaña y la nieve.

Calcetines

La calidad de los calcetines es también de vital importancia, no solo protegen el pie del frio sino de las constantes rozaduras, las cuales pueden terminar ocasionando múltiples ampollas. Estos deberán ser siempre más altos que la bota, a ser posible de fibra sintética para una fácil traspiración, y que no formen pliegues ni arrugas.

Ropa

La ropa que llevemos dependerá principalmente de la época del año en la que nos encontremos. Pero independientemente de ello, llevaremos siempre tres capas. En invierno se recomienda llevar camiseta térmica que se ajuste bien a nuestro cuerpo, forro polar térmico, y chaqueta impermeable. En verano también una camiseta suelta de tejido sintético, forro polar para zonas de umbrías o paradas con mucho viento, y cortavientos ligero o chubasquero, capa que solo con buena previsión de tiempo podremos sustituir por el forro polar ahorrándonos la prenda más prescindible.

Respecto al pantalón conviene que sea de fibra sintética y largo, con el fin de proteger nuestras piernas de los arañazos que puedan producir las ramas, espinos, arbustos, etc... Se desaconsejan las prendas de tejido robusto como los vaqueros, son pesados, poco flexibles y tardan en secar.

Complementos

Variando estos según las condiciones climatológicas debemos de considerar llevar gorro, guantes, braga, gafas de sol, siendo especialmente necesarias si vamos a transitar por la nieve.

Mochila

Qué debemos llevar en la Mochila

Al preparar la mochila conviene tener presente numerosos utensilios sin que ello suponga un exceso de peso.

El agua sin embargo aunque seguramente sea la carga más pesada es de vital importancia, por lo que no conviene escatimar. Se deberá llevar un litro o litro y medio por persona, especialmente si desconocemos si hay fuentes a lo largo del recorrido.

Un mínimo de comida también es importante, aunque en este caso podremos escoger productos de poco peso y que nos aporten gran cantidad de energía. Las barritas energéticas son perfectas para este tipo de actividades.

Ya sea en la mochila o en un bolsillo, un móvil tampoco debería faltar nunca como parte de nuestra equipación. En casos de emergencia tener comunicación con los demás puede sacarnos de muchos apuros, por lo que conviene llevarlo a tope de batería e incluso apagado si esta se gasta rápido.

Un silbato también puede resultar muy útil a la hora de indicar nuestra ubicación en caso de emergencia, su peso es insignificante y usarlo no gasta energías.

Importante también llevar una linterna, a ser posible un frontal para colocarnos en la cabeza y que nos permita tener las manos libres.

Una cuerda un poco larga o incluso unos cordones también podrían resultar muy prácticos llegado el caso. Es un material que no pesa y que resulta muy útil en determinadas situaciones.

No viene nada mal tampoco una navaja multiusos, aunque esta deberá cumplir con la normativa legal, la cual exige que no sea automática, que sea de un único filo y de un tamaño que no exceda de los 11 centímetros.

Especialmente en rutas de montaña donde el aire de la sierra resulta abrasivo conviene usar protección solar para evitar quemarnos la piel.

Una manta térmica puede resultar muy útil en algunas circunstancias. Es muy barata y no pesa nada, por lo que siempre deberá formar parte de nuestra equipación.

Imprescindible un botiquín con lo más básico: Antiséptico, vendas compresivas, esparadrapo de tela, tijeras, tiritas, analgésicos...

Y por supuesto los complementos que añadiremos a nuestra indumentaria dependiendo de las condiciones meteorológicas previstas: Chubasquero, cortavientos, gorra, gafas de sol, calcetines de repuesto...